TDAH

Notas de fin de curso

Diciembre es el mes de los finales. Del final de año, del final del semestre y de los exámenes. Y si algo bueno tiene llegar al final de las cosas es que después de acabar algo, y antes de pasar a otra cosa, nos solemos quedar momentáneamente con un estado de ánimo que nos invita a hacer valoraciones, a revisar lo que hemos hecho y a proponernos nuevas metas. Uno de los finales que me ha llegado en este diciembre es el del curso sobre TDAH que a través del INTEF he estado realizando estos meses. Os voy a contar un poco cómo ha sido la experiencia.

El tema del TDAH no está exento de polémica, creo que quizá por eso decidí enterarme un poco más del asunto a través del curso. No siempre es fácil para los que no somos especialistas médicos o psicológicos establecer una barrera clara entre la simple agitación infantil y el TDAH. Existe el miedo al sobrediagnóstico, a hacer del TDAH un cajón de sastre donde colocar a una buena parte de los casos que plantean dificultades en el aula. Pero a la vez está la conciencia de la necesidad de dar una respuesta específica a los alumnos que verdaderamente plantean este trastorno. La solución no es fácil ni unívoca.

Creo que el curso acierta a la hora de plantear la cuestión ante los profesores sin dejar de lado la polémica, trabajando con textos y artículos que muestran opiniones opuestas sobre el TDAH: desde los que dudan de su existencia, hasta los que hacen hincapié en la necesidad del tratamiento. La educación, tanto la de los alumnos como la de los profesores, parece que más que dar respuestas debe ayudar a plantear cuestiones y en ese sentido el curso me parece un éxito. Si alguien llegó al curso en busca de una respuesta definitiva puede que al llegar al final se haya sentido decepcionado, pero así somos los humanos, casi nada de lo que concierne a nuestro comportamiento es blanco o negro.

Los cursos de formación de profesores a veces son bastante paradójicos. Te hablan de impartir clases dinámicas, de incorporar las TIC, de evitar las clases magistrales, de evaluar de otra manera… y todo eso lo hace un señor que te da una clase magistral, te pone unas transparencias y al final te evalúa mediante un test con preguntas extraídas de unos apuntes fotocopiados. Afortunadamente, en este curso se ha evitado ese efecto.

Al tratarse de un curso online, el tema de las nuevas tecnologías ha estado muy presente, y además de manera práctica. Quizá ese haya sido uno de los puntos fuertes de la formación y que dota al curso de mayor utilidad de cara al futuro. No se trata tanto de lo que hayamos aprendido en estos meses concretos, sino de la competencia adquirida en lo que se refiere al acceso a recursos informativos sobre el tema: estudios, redes sociales de educadores, padres e investigadores, repositorios de actividades, adaptaciones, estrategias para el aula…

Al tratarse de bancos de datos que siguen vivos, el acceso a ellos en el futuro servirá para tener contacto con lo que en ese momento se esté trabajando sobre el tema, sin que las fuentes se queden desactualizadas. La red está llena de recursos para seguir aprendiendo. Como decía antes, este ha sido otro de los puntos positivos, hacer visible toda esa información que está a nuestro alcance. Como ejemplo, os dejo aquí una charla de José Ramón Gamo con experiencias, sugerencias y pistas para abordar el TDAH en las aulas que me ha parecido bastante interesante. Seguiremos buscando.

Anuncios
Estándar
Cultura ELE, TDAH

Modelos de examen

Cada vez más alumnos parecen presentar problemas de atención y a la hora de hacer un examen esto puede ser un gran problema. El desarrollo de preguntas amplias y generales resulta especialmente complicado para ellos. En estos casos quizá convenga proponer enunciados que guíen y orienten al alumno. No se trata de ayudarles a hacer el examen, sino de echarles una mano a la hora de ordenar sus respuestas.

Os dejo aquí dos versiones (adaptada y sin adaptar) de un examen preparado para evaluar los contenidos de una unidad didáctica sobre la cultura del Siglo de Oro en España. La materia en la que se incluye la unidad es Cultura y civilización española del curso XII de Secciones Bilingües en Rumanía (equivalente a 2º de Bachillerato).

Estándar

Cada vez es más frecuente oír hablar de trastornos de hiperactividad. ¿Cómo afrontarlos con éxito en el aula? En vez de tratar de adaptar al alumno a los ritmos académicos tradicionales, quizá podamos tratar de volver el aula hiperactiva.
Para alcanzar el éxito en estos casos es importante contar con el apoyo de profesionales, orientadores y por supuesto con la complicidad de las familias, pero desde la práctica docente también podemos poner de nuestra parte.
Si se cuenta con una buena ratio de alumnos por profesor, se pueden tantear dinámicas de clase que quizá no solo ayuden a los alumnos con TDAH, sino que también motiven al resto. En vez de enseñar a hacer algo siguiendo unas pautas dadas, ¿por qué no probamos a aprender haciendo?

Aulas hiperactivas:

aulas hiperactivas

TDAH

Aulas hiperactivas

Imagen
Cultura ELE, TDAH

Escuela de superhéroes

Es fácil encontrar en Internet aplicaciones para crear un avatar. En las clases de ELE pueden usarse para practicar técnicas de descripción y además resultan útiles para hacer evidente las diferencias de gustos, intereses y personalidad de cada uno de nosotros. La diversidad es necesaria en el aula y en la sociedad.

Usando aplicaciones como Voki, The Hero Factory o DoppelMe, se propone a los alumnos crear un avatar virtual, la imagen de un personaje de ficción que podría representarlos. Una vez realizado el avatar las imágenes se comparten proyectándolas en el aula sin decir quién es el autor de cada una de ellas. Posteriormente cada alumno tiene que describir su avatar hablando de las características psicológicas del personaje. La misión de alumnos es adivinar con cuál de las imágenes se corresponde la descripción de carácter y aventurar una hipótesis de por qué su compañero ha elegido esa imagen para que lo represente.

Pincha en la imagen para ver la colección completa de avatares.

avatar

Estándar
TDAH

Condicionales y rutinas de pensamiento

Enseñar tu idioma como lengua extranjera te hace pararte a pensar en determinadas construcciones lingüísticas que usamos con normalidad a diario.

-Hoy vamos a repasar las condicionales…

Si me dices…, iré a….

Si me dijeras…, iría a…

Si me hubieras dicho que…, habría ido a…

La repetición lleva a la rutina, pero la rutina puede librarse de las connotaciones negativas que tiene si conseguimos que a través de ella se realice una actividad reflexiva que pueda convertirse en un hábito cotidiano. Algo parecido a lo que los educadores denominan una rutina de pensamiento. En el caso de alumnos adolescentes (cursos equivalentes a ESO y Bachillerato), este tipo de rutinas pueden ayudar a que el alumno empatice con su entorno. Así se puede plantear una actividad en la que no solo se pongan en juego las estructuras lingüísticas, sino que también se reflexione sobre el pensamiento que conllevan:

¿Qué harías si fueras tú el profesor de la clase de español? ¿Qué harías si fueras el director del instituto? ¿Y si tú fueras la madre de tus padres? ¿O el presidente del gobierno? Las condicionales abren un enorme campo de posibilidades que a veces puede llevar las clases por derroteros inesperados. Sobre todo cuando caen en manos adolescentes. Uno empieza hablando de las normas del instituto y lo más probable es que acabe en una isla desierta, desnudo, travestido o transformado. Y hablo por experiencia: ¿Qué harías si te quedaras solo en una isla desierta con el hombre o la mujer más feos de la Tierra? ¿Qué harías si tu pareja te dijera que quiere cambiar de sexo? Şi aşa mai departe.

dd2f54cb2a267228367d092848d40d40

Estándar
TDAH

Mapa de empatía

Nuestra juventud gusta del lujo y es maleducada, no hace caso a las autoridades y no tiene el menor respeto por los de mayor edad. Nuestros hijos hoy son unos verdaderos tiranos.

Estas palabras no reflejan opiniones de padres, educadores o profesores actuales, sino que se atribuyen a Sócrates. No hay nada tan viejo como quejarse de las nuevas generaciones.

Si alguna vez usted se ha descubierto diciendo cosas así, puede pensar que tiene un día socrático o quizá, y esto es bastante más probable, que simplemente se está haciendo viejo; porque ya habla de los jóvenes como de un grupo que le es ajeno y extraño. Pero no se culpe por ello, no hay nada más antiguo que el paso de los años, y poco podemos hacer contra eso.

Ahora bien, si por motivos familiares, personales, profesionales o azarosos a usted le toca vivir o trabajar con jóvenes quizá sea conveniente intentar ponerse en su pellejo. Para moverse en un terreno tan movedizo, puede ser conveniente orientarse a través de una serie de preguntas con las que elaborar un mapa de empatía. Aquí os dejo el enlace con mi intento de acercamiento a un adolescente rumano.

Nota: Se trata de uno de los ejercicios del curso sobre TDAH que estoy haciendo. Es un estudio de caso concreto, no pretende ser un reflejo del adolescente típico.

http://prezi.com/9umsfxejs3ck/?utm_campaign=share&utm_medium=copy

Estándar